MANGA-ANIME Vs. CÓMIC-CARTOON: ¿FALSOS ANTAGONISMOS?

De Documentos
Saltar a: navegación, buscar

"RAZONES..."

Por Herbert Gutiérrez Morales.

Estoy seguro de que muchos aficionados a la animación japonesa en alguna ocasión han tenido ciertas discusiones con algunos "comiqueros" o tal vez con alguien que no le agrade la animación japonesa y le agraden las caricaturas de la WB (por ejemplo). Personalmente yo he tenido esa discusión con algún par de amigos que han asistido a convenciones como La Conque o la MECyF (realizadas en la Cd. de México, ya desaparecidas), ya que ellos son aficionados a los cómics y yo tengo una marcada preferencia hacia las historietas japonesas, así que en esta ocasión voy a analizar las diferencias que hay entre las caricaturas y cómics estadounidenses y el anime y manga japonés.

Empecemos por donde existe mayor desventaja, desde mi punto de vista, para los yanquis y es la comparación entre sus cómics y los mangas:

Antes de empezar quiero informarles que yo también colecciono cómics, por lo que me considero apto para hacer estas comparaciones. A primera vista se podría decir que no hay comparación ya que las historietas de E.U.A. son impresas en mejor papel, tienen color y poseen muy buen dibujo (no todas pero sí muchas) y las japonesas son impresas en blanco y negro, en un papel más económico y a algunas personas no les gusta el estilo de dibujo. Pero ése es sólo el exterior, pero también hay que tomar en cuenta el contenido y durante muchos años los cómics carecieron de un contenido convincente para el lector; en esos tiempos los personajes de dichas historietas eran los héroes perfectos ya que eran guapos, con cuerpos bien formados, sin problemas cotidianos por los cuales preocuparse y eran excelentes seres humanos. Al momento de enfrentar sus problemas como héroes la cosa no cambiaba mucho, ya que derrotaban al malo con cierta facilidad y nunca eran ni siquiera rasguñados, además, no acontecían hechos políticamente incorrectos como la drogadicción, sexo, muerte o groserías; eso sin mencionar el hecho de la nula continuidad entre aventura y aventura.

Al inicio de su historia esto era convincente para los lectores de dichas publicaciones, pero pasaba el tiempo y los mismos se daban cuenta de que no había variaciones en la vida de los mismos héroes ya que no crecían, ni se casaban, ni tenían preocupación alguna en sus perfectas vidas y empezaron a perder interés. Después surgieron los 4 Fantásticos y El Hombre Araña junto con Marvel y todo cambió, pero eso no importa en estos momentos, y así los cómics hoy en día tienen una historia congruente con personajes que tienen problemas cotidianos y que no son mortales ni perfectos. Actualmente este género ha madurado mucho en cuanto a historias y con una narrativa excepcional, que demuestra que no es para niños, sólo denle a un niño un ejemplar de Spawn y se aburre a la mitad de estar leyendo cosas que no entiende o sólo ve los dibujos.

Con las historias japonesas, que por ahí leí que surgieron para entretener a la población nipona durante a guerra, me parece que siempre han sido más completas ya que en estas siempre hay personajes con defectos y virtudes, que pueden ser derrotados ("La Muerte de Superman", "La Caída del Murciélago"), que ríen y lloran, se enamoran y se enojan y, no sólo eso, sino que la historia te convence tanto que te transmiten esos sentimientos y ríes, lloras y te enamoras con esos personajes.

Además no sólo les supera en calidad de historias a los cómics sino también en cantidad, ya que en las publicaciones gringas sólo se les dedica a sus héroes o similares, en cambio en el manga se pueden tratar de ese tipo de historias, pero además de historias cotidianas con personajes comunes que resultan igual o más interesantes.

Otro aspecto muy interesante es el hecho de que un manga tiene un solo autor desde el inicio hasta el fin, lo cual le da una idea definida a la historia y siempre habrá un final adecuado. En este punto no puede haber comparación alguna ya que las historietas gringas son eternas, nunca tendrán un final y por supuesto que nunca tendrán a una sola persona encargada de la historia, porque tarde o temprano se le "vaciaría" el cerebro, aunque por otro lado se le pueden inyectar nuevas ideas al personaje con los cambios de argumentistas pero puede no ser convincente ya que un autor no tenía una idea hacia dónde llevar el personaje y al llegar otro lo lleva hacia otro lado (las dichosas "sagas de comics").

Yo pienso que en este punto los gringos son muy comodinos y cobardes, ya que se dieron cuenta de que cierta historia les dio éxito y no quieren dejarla ir, además de que temen que no surjan nuevos talentos con nuevos héroes que pueden tomar ese lugar. Esto es un ejemplo que en Japón se tiene una mayor creatividad ya que año con año nos brindan historias de todo tipo con una calidad envidiable y parece que nunca acabarán de surgir tantos creativos, no es que sean unos superdotados en la fantasía, lo que pasa es que allá sí se brindan oportunidades y en E.U. es muy difícil que alguien salte a la fama a pesar de su talento debido a que no hay oportunidad de desbancar a los consagrados (que en realidad, se hablaría más de las editoriales, que de los/las autores/as).

Aunque lo anterior demuestra que los japoneses son exagerados en cuanto a modas, o sea, a seguir el anime de moda a la cantante "idol" de moda, esto origina que un anime tan bueno como Ghost Sweeper Mikami sólo dure una temporada (su manga llegó al tomo 33) o que cantantes tan excelentes como Mari Ijima, que fue una sensación hace unos 17 años, ahora nadie se acuerde de ella como cantante (aunque existen sitios que empiezan a marcar la diferencia, como Macross Generation).

Además, al hacer esto, las compañías obligan a ser más creativos a sus autores, ya que en E.U.A. a un tipo que tenía fiebre y se le ocurrió a un personaje le pagan regalías de por vida (que está en su derecho), pero en Japón al acabar una obra casi siempre sacan otra, así explotan el talento que tienen y no se quedan con una cómoda vida viviendo de una publicación que nunca va a acabar, a pesar de que ya no tengan nada que ver con ella.

Actualmente los cómics, como mencioné hace unas líneas, ya han demostrado un gran avance ya que se han presentado dolorosas derrotas con los personajes principales, hasta muertes de los mismos (aunque después los reviven [como Superman]), pero aún considero que pueden mejorar ya que, me parece, son muy mezquinos creativamente ya que sacan un cómic cada 32 páginas y creo que en Japón sacan ese equivalente cada semana, claro que hay que tomar en cuenta que el manga es a blanco y negro y el cómic a color. Sólo creo que hay una cosa que el manga le puede envidiar al cómic y es su duración, ya que a muchos nos gustaría que Bishoujo Senshi Sailor Moon, Ranma Nibunnoichi o Dragon Ball duraran para siempre (aunque por un momento ésta última parecía que así ya iba a ser), pero pensándolo bien más vale cantidad que calidad... Ya ven lo que pasó con Dragon Ball GT, que por querer alargar lo que el autor ya había concluido su éxito se vio disminuido considerablemente y no acabó tan gloriosamente como lo hubiera hecho al final de Dragon Ball Z.

Siguiendo con este aspecto, sigue siendo una ventaja que las historietas y animaciones japonesas tengan un final definitivo ya que es como la vida misma: Con un inicio, un desarrollo y un final, y menciono esto porque un aficionado adulto a los cómics, tarde o temprano, tendrá una crisis de edad al ver que sus héroes de hace bastantes años siguen siendo tan jóvenes como cuando los conocieron y que ellos ya son mayores. No sé si sea un aspecto de madurez por los japoneses (o de inmadurez por los gringos) ya que los orientales son capaces de finalizar una serie a pesar del éxito que tenga y los occidentales parece que se aferran tanto a sus personajes que no los dejan ir.

En fin, muchos aficionados al cómic tachan al manga de "pésimo", hace esta afirmación basándose sólo en la apariencia a que el cómic tiene colores espectaculares y el manga es a blanco y negro, además que es más fácil de leer, pero una publicación no es sólo la apariencia sino también el contenido y sinceramente yo prefiero ver una película excelente a blanco y negro que ver otra a color.

Ahora pasemos a la animación, campo donde la animación japonesa tiene ventaja aplastante sobre las caricaturas gringas, ya que aquí es donde la única ventaja de los cómics respecto al manga desaparece y las debilidades se agrandan frente a las historias que fueron adaptadas del manga a la animación:

La principal diferencia es que las caricaturas gringas son especialmente hechas para los niños (en un 99% de los casos) por lo que deben ser hechas con violencia y sexo nulos, ya que eso puede afectar el desarrollo de los niños (como si no presenciaran esa violencia y sexo en otros programas o en la vida real). En este tipo de caricaturas siempre va a haber personajes políticamente correctos, así aunque exista un malo nunca lo verán patear al bueno o ser cruel, ya que es malo porque sí y casi no mostrará ningún sentimiento humano porque eso lo haría menos malo. Los buenos son perfectos, son habilidosos en todo, además de ser incorruptibles y no tener ningún tipo de problemas personales.

Esta es una postura muy tonta, desde mi punto de vista, ya que siempre debe haber un bueno y un malo, uno correcto y otro incorrecto, etc. Y la vida no es así, estoy seguro de que no existe ni maldad pura ni el bien puro, no todos somos blancos o negros, más bien creo que tenemos distintos tonos de grises y en ocasiones estaremos bien y en otras mal, como en ocasiones sabemos que actuamos bien y también mal. Yo creo que los niños deben comprender esto y no que se les engañe desde niños que ellos (los gringos) son los únicos buenos del mundo y que siempre tienen la razón.

En la animación japonesa es diferente, ya que un pequeño porcentaje de las producciones están orientadas hacia los niños y la gran mayoría hacia los jóvenes por lo que se generan producciones más inteligentes, con personajes más creíbles e historias más interesantes. En el anime tanto los buenos como los malos tienen sentimientos y tanto defectos como virtudes, además en muchas ocasiones el malo es por las circunstancias y no lo es por que sí (aunque en ocasiones sí lo es).

A pesar de que la mayoría de los animales son adaptaciones suavizadas (por el mercado internacional) de algún manga, siempre mantienen la esencia que los hizo exitosos como publicación, siguen manteniendo esa profundidad en los personajes y en la historia que hacen que rías a morir o llores inconsolablemente y eso nunca podrá ser posible con los argumentos que tienen las caricaturas gringas, en la cual si por algún error llegara a morir algún personaje no te importa mucho.

Ahora tampoco puedo ignorar los avances que han logrado los gringos con sus producciones, ya que han tenido grandes producciones de dibujos animados en el cine como El Rey León (copia fiel de la serie "Kimba, El León Blanco" de Ozamu Tezuka, y por el cual Toei Ltd. demandó a Disney por plagio) o El Príncipe de Egipto, que en realidad son producciones de primera con sus "peros" para darles todo el crédito a los gringos. He notado que en este tipo de animaciones de gran calidad los animadores son orientales (ya sean japoneses o coreanos) y es porque me parece que los estadounidenses no pueden lograr esa calidad de animación en tan poco tiempo como se hace en oriente; es más Disney y Fox tienen sus estudios principales de animación en aquella parte del mundo. Este hecho no es exclusivo en películas, ya que también tengo que reconocer que hay buenas caricaturas como Batman, X-Men, The Simpson´s o Gargoyles, que también son animadas en oriente.

Y son buenas en cuanto a animación, pero en cuanto a historia siguen dejando ciertas dudas ya que un par de las que mencioné son adaptaciones de cómics, o sea, con historias suavizadas, en otras palabras si existió la muerte en ese cómic, en la caricatura la omiten pueden suavizar la crueldad del malo. A pesar de estos hechos parece que ciertos encargados de realizar cómics se han metido en esto y están dispuestos a realizar producciones que se apeguen a su obra como el caso de Spawn.

Ahora existe otro lado en las caricaturas que no tiene que ver con las historias sino con la animación, y me refiero específicamente a la animación por computadora. No cabe duda de que es muy espectacular y lo hemos visto en películas como Toy´s Story o Antz, o en programas como Reebot o Transformers: Beast Machines, dicha animación es un gran avance, pero sigue sin convencerme. No es que esté en una postura irracional para rechazar todo lo que es gringo, pero a mí me parece que la animación por computadora debe ser utilizada como una herramienta de la animación convencional, y no digo esto porque me oponga a los avances tecnológicos, pero es que yo siento que se pierde algo de humanidad y amor con este tipo de animación, como que los personajes son muy fríos, y no por su personalidad, sino por su apariencia.

La animación japonesa, además de poseer excelentes historias y personajes, tiene una animación excelente ya que frecuentemente vemos peleas espectaculares, o escenas dramáticas tan bien logradas que es difícil no sentir algo en ese momento. De eso se han dado cuenta algunos productores gringos por lo que han contratado animadores japoneses para inyectarles calidad a sus producciones tan simples y de ellas tengo dos ejemplos recientes (ahora de hace algunos años): Robots Ninja y Aerocampeones; ambas son gringas y con dibujo y animación japoneses, pero aún así resultan poco atractivas y es que los gringos deben comprender que no sólo es cierto factor que da el éxito a la animación japonesa sino que es todo en conjunto: La historia, la animación, los personajes, la música, los diseños de mechas y principalmente que van dirigidas a público pensante. No es posible que aún no encuentren la fórmula para realizar una caricatura políticamente correcta pero que te entretenga y te emocione, y eso que los japoneses han logrado eso en muchas ocasiones y el caso más sobresaliente es "Alps no Shoujo Haiji" (Heidi, La Niña de Los Alpes), que es muy adecuada para los niños y es una historia muy buena que también la pueden ver los adolescentes y adultos sin aburrirse.

Otro logro que aún no logran alcanzar los estadounidenses es el equilibrio perfecto entre comicidad y drama que a los japoneses les sale tan natural, ya que los gringos tienen dos opciones ya sea hacer caricatura en tono serio (aventuras) o en tono loco ("looney tunes"). Tal vez lo más digno que puedan presentar al respecto sean The Simpson's, que básicamente es una parodia de su sociedad, por eso son tan divertidos y a la vez hacen pensar. En la animación japonesa, prácticamente todas te hacen reír y llorar sin importar si son aventuras o de la vida cotidiana.

En fin, no he tratado de insinuar que todo lo japonés sea bueno y todo lo estadounidense sea malo, por ejemplo nadie les gana a nuestros vecinos del norte al hacer series de TV (Friend's, X-Files, etc.), o como las telenovelas mexicanas que tanto éxito mundial tienen. El caso es que los japoneses son los mejores sin duda alguna en cuanto a la animación y son muy buenos en cuanto a las historietas, en las que a la vez también son los mejores, aunque eso no lo puedo afirmar sin conocer otras partes del mundo que no sean los Estados Unidos.

Extraído del finado fanzine DOMO (julio, 1999)

Que tengan buena lectura.