De los Ojos grandes y el consumo

De Documentos
Saltar a: navegación, buscar

Por Vicm3 14/04/99

Muchas veces nos quejamos, de lo estereotipado del manga y el anime japonés, que esos ojos grandototes, que un montón de viejas buenonas (y de antemano pido disculpas a cualquier lectora que se sienta ofendida por el uso del lenguaje, pero necesito ejemplificar) y de tipos super karatecas que vencen sólitos a un ejercito, bueno, ¿se han puesto a pensar alguna vez, que con excepción tal vez de los ojos grandotes, los demás esquemas son mas bien occidentaloides? Ah! ¿Verdad que no lo habían hecho? El "happy end", el que el bueno siempre gana (al final), que debemos aguantarnos todos los males en este mundo para obtener una recompensa extraterrenal (es decir en el otro mundo) que el héroe vence solo a un chorro de tipos, que es le mas ligador, mas fuerte (que el heroe no se muere), etc,etc.

Bueno creo que ya deje mi punto claro, la mayor parte de los estereotipos que creemos o achacamos a tal o cual serie o pais, mas bien lo hemos creado (o formado) a partir de lo (poco) que nos llega a occidente, en el caso de lo de los ojos grandes, resulta que esto es de lo mejor que se ha vendido en occidente, las historias con heroes "todo poderosos" o que al final siempre ganan nos parecen interesantes y nos son atractivas, por que finalmente son similares a las que nuestra propia cultura genera, que la viejas buenotas, pues esta visto que es un elemento comercial muy efectivo (tanto en oriente como en occidente).

Ahora bien la idea que comúnmente tenemos formada de la cultura oriental es en base a los productos que se "venden" mejor en nuestras propias sociedades, durante años hemos tenido de menos la concepción de los "ojos grandes", pero si agarramos una Shonen Jump podremos ver casi 30 distintos estilos de dibujos desde los grandemente objetivados, es decir con un dibujo cargado de detalles y realmente identificable con "el otro", es decir con un carácter (personaje) externo a nosotros, el que llamaríamos dibujo "realistico"(me han corregido y pues se añade, en realidad es dibujo "realista" puesto que aunque los autores norteamericanos usan "realist draw" la palabra como tal no existe en español, Gracias Liz), hasta el dibujo mas subjetivo (al menos en el ámbito interpretativo), con pocos trazos y que puede ser identificable mas con "nosotros", ese dibujo de pocos trazos, ojos grandes y altamente expresivo… pero en mucho lo que hemos estado consumiendo en occidente (hasta hace relativamente poco) tenia que ver con lo que "pegaba", con las historias que les agradaban a los ejecutivos de las compañías televisoras o a la gente que tenia el dinero para arriesgarse (claro que cuando pegaba, el bolsillo ya acallaba cualquier queja o duda anterior - Aquí no me queda mejor ejemplo que recordar el caso de Carl Macek, con Robotech y otras series que se trajeron y adaptaron para el publico "Norte Americano" - con Harmony Gold- y para el "broadcasting" tambien norteamericano, mejor conocido como "syndication", que tiene ciertas exigencias en cuanto a la cantidad de capítulos necesarios para la transmisión).

Asi ahora que todos andan hablando de Street Fighter, Goleadores, Super Campeones, Saint Seiya, Steam Detectives, Evangelion, etc. En general son productos que son o al menos han sido catalogadas por las compañías dedicadas a traer a occidente (por no decir a "Norteamérica" o mas propiamente dicho a EUA) el anime como "vendibles" o "redituables", mas sin embargo existe una basta cantidad de trabajos (No niego que las series anteriormente mencionadas a parte de "ser vendibles" tengan historias interesantes, tramas novedosas y personajes sólidos, excelentemente construidos… pero por otro lado yo no hablaría de Anime "NO COMERCIAL", puesto que de entrada por la dinámica en la que se produce es necesariamente comercial, y a demás de consumo de masas, pero esto ultimo ya es tema para otro articulo) que no llegan a nosotros - bueno no directamente - ahora una cosa que me parece muy interesante es que las televisoras nacionales, como que han empezado a notar que el "anime" se consume bastante bien en nuestro país. Ahora un problema que le veo es que aun se tiene la concepción de que el anime (caricaturas) es un producto puramente para niños, esto y por otra parte las diferencias culturales, debían ser tomadas mas en cuenta (por ahí se ha mencionado el aspecto de la traducción también) ya que en los países de origen (Japón en este caso) existe "anime" como un producto que puede (y es) dirigido a distintos niveles de publico, lo cual debe ser entendido.

Por otra parte también el comic japonés (y aquí para no entrar en polémica los refiero a un articulo anterior), ha comenzado a penetrar y venderse en nuestro país, el mismo caso solo lo probadamente "vendible" que a final de cuentas es criticable, pero que se le va a hacer, por el momento es como funcionan las cosas y así va a seguir, pero podemos tomar ventaja de esto, ya que lo interesante es que nosotros como consumidores (finalmente quienes hacemos - y perpetuamos este sistema, al reproducirlo -) debemos conocer mas alla de lo que se nos esta vendiendo, poder sugerir series, conocer las alternativas, etc. En otras palabras, si existe en este momento un estereotipo del comic japonés (y del anime) fue porque los grupos que fueron los pioneros, como quien dice la construyeron (junto con los consumidores y las compañías), ahora la tarea de "nosotros", los aficionados actuales es construir nuestro propio esquema de lo que queremos consumir (por que finalmente estamos en una sociedad donde la cultura también se ha vuelto un bien de consumo, y ahí lo dejo o me voy a embrollar con el análisis de que definimos por cultura, consumo cultural y nivel de elaboración de la cultura, actividades culturales e identidad… pero si les interesa por ahí podemos seguirle :). Y entonces como en algun momento ya ha tratado la revista (e-zine) EX ¿cual es ahora el nuevo estereotipo?, en Estados Unidos, EX ya hablo de cual puede ser, pero en México aun estamos por construirlo (o quedarnos con el de nuestros vecinos del norte) asi que queda de nosotros definir nuestro consumo.

Ja mata NE!